Aleaciones no ferrosas y su proceso de fundición

Las aleaciones no ferrosas son aquellas que no cuenta con el metal hierro en su composición. Lo que a simple vista indica que las aleaciones no ferrosas no consisten en ningún tipo de acero. Por ende, su base principal puede estar conformada con cualquier otro elemento metálico como aluminio, plata, cobre, berilio, magnesio, titanio, etc. Aprendamos sobre aleaciones de metales no ferrosos.

Por lo tanto, al fundir las piezas de aluminio se considera que existen múltiples factores que pueden incidir en su calidad, tales como la porosidad provocada por gases como hidrógeno y oxígeno e inclusiones de óxidos. La fundición de cobre y sus aleaciones también pueden presentar problemas con el oxígeno e hidrógeno para luego generar porosidad en la pieza

Sin embargo, a diferencia de los densos aceros, idóneos para el soporte de edificios y cables de los puentes, los metales y aleaciones no ferrosas suelen ser más livianas y resistentes a la corrosión. Es por eso que sus aplicaciones pueden aumentar exponencialmente, cada una con la demanda de una aleación diferente, específica y con una composición metálica muy exacta.

 

Este artículo también te puede interesar: ¿Qué es un tratamiento térmico en los metales?

 

 

Fundición de aleaciones no ferrosas

 


Cuando mencionamos la fundición de aleaciones de metales no ferrosos, nos referimos a la fundición a niveles industriales de otros metales diferentes al hierro y además de los ya mencionados, otros metales y aleaciones no ferrosas como el plomo, el cobre, el níquel, el estaño y zinc, así como sus aleaciones e incluso los materiales preciosos como oro, plata y platino.

El primer paso de en todos los procesos de fundición tradicionales es considerar el molde que va a ampliarse, en el que hay que tomar en cuenta que para realizar la fundición de aleaciones de metales no ferrosos se debe un estudio adecuado para poder trabajar con diferentes metales.

Esto se debe a que estos pueden exponerse en compartimientos distintos como porcentajes diferentes de contracción y variada sensibilidad a los procesos. Generalmente, en las aleaciones de metales no ferrosos se utilizan moldes de diferentes materiales como yeso, cerámica e incluso otros metales.

Al diseñar el molde adecuado, se prosigue a calentar el metal a temperaturas elevadas que permitan derretirlo por completo y, luego, proceder a verterlo en el molde. Posteriormente, se permite el enfriamiento del metal dentro del molde, que se solidifican lentamente, pues se debe disipar una cantidad elevada de calor. En ese momento, se elimina el molde y, según el tipo de metal, se hacen acabados para mejorar la calidad de la pieza formada.

 

Este artículo también te puede interesar: Conoce cómo puede ocurrir la refinación de aceros

 

Usos según el metal

 


 

  • Aluminio

Pueden deformarse para adquirir múltiples formas, como las latas, para almacenar alimentos y bebidas. Suelen tener alta resistencia a la corrosión, pero es inversamente proporcional a su resistencia mecánica, la cual aumenta al mezclarse con cobre, magnesio o manganeso. Las que tienen mejores resistencias mecánicas encuentran uso como partes de la carrocería de automóviles, y para piezas de aviones.

 

  • Titanio

Las aleaciones de titanio encuentran muchas aplicaciones para el diseño de prótesis de huesos y, en general, este metal es altamente compatible con las matrices fisiológicas. También se usa como partes del armazón y superficie de las aeronaves, vehículos, motocicletas, palos de golf, entre otros artefactos y objetos.

 

  • Plata

Su aleación con el
grafito (Ag-C) tiene baja resistencia eléctrica y se usa por tanto como
componentes de los interruptores de los circuitos. Mezclado con mercurio se
obtiene una amalgama con 50% Hg y un menor porcentaje de cobre y estaño, que se
utiliza en el llenado de los defectos dentales.

Su aleación con cobre le otorga resistencia tal que se crea con ella discos de corte metálicos y sierras. En las joyerías se utiliza en una aleación de paladio y platino, resistente a las raspaduras y la pérdida de su brillo.

 

  • Magnesio

Son más densas que el aluminio, pero de resto sus propiedades son similares. Resisten bien las condiciones atmosféricas, por lo que se han empleado para la fabricación de partes de automóviles, en cajas de engranajes, ruedas, misiles, en fin, en maquinaria de altas velocidades (así como también en bicicletas).

 

  • Berilio

Su aleación Be-Cu se utiliza para los componentes electrónicos para dispositivos pequeños, tales como teléfonos inteligentes, iPads, relojes de pulsera, tabletas, etc.

 

Puede que también te interese leer: Impresión 3D de metales: una tecnología emergente

Comparte este post


Abrir chat
Haz click para que conversemos
¡Hola, bienvenido a Gasex!
¿En qué podemos ayudarle?