Fabricación del vidrio con O2 aumenta la calidad del producto

La fabricación del vidrio puede apoyarse en tecnologías de combustión mejorada con oxígeno (O2). En la industria del cristal en este proceso se le conoce como oxicombustión. La técnica consiste en sustituir el aire de combustión por el gas atmosférico. Esto mejora exponencialmente el rendimiento de los hornos. También es más amigable con el medio ambiente. En este artículo aprenderemos cómo es el proceso de fabricación del vidrio, cómo se hace el cristal. Veamos.

Es decir, que esta técnica del proceso de fabricación del vidrio es el resultado de la reacción del oxígeno con moléculas combustibles como el petróleo o el gas natural. Cabe destacar que, el aire se utiliza comúnmente en la mayoría de los procesos de combustión industriales. Pero en este caso, dicho aire se enriquece con oxígeno puro para reducir el consumo de combustible.

Esta reducción es más significativa si los niveles de nitrógeno inerte son mínimos o nulos dentro del horno. Se ha demostrado que esta tecnología de fabricación de vidrio no solo aumenta la producción y disminuye el consumo de combustible. También reduce significativamente las emisiones de tiempo y aumenta exponencialmente la calidad del producto final. Además, minimiza las emisiones de dióxido de carbono y de óxidos de nitrógeno, que tienen graves consecuencias ecológicas y sanitarias.

 

Este artículo también te va a interesar: Fibras textiles: fabricación con CO2 en lugar de petróleo

 

Por qué la fabricación del vidrio con oxígeno es más eficiente

 

Cómo se fabrica el vidrio Cómo se hace el cristal


La fabricación del vidrio con oxicombustión mejorar la eficiencia energética global en el proceso de fusión del cristal. Esto ocurre porque la temperatura del vidrio se mantiene en los canales que lo llevan el hasta los equipos de fibrado y las máquinas de moldeo.

Con esta técnica de cómo se hace el cristal tampoco es necesario ocupar dispositivos de recuperación de calor, ya que aumenta la temperatura de la llama. Otro de sus beneficios es que se acorta el proceso al eliminar o mejorar algunos pasos. Por ejemplo: no es necesario precalentar el aire, aumenta de la velocidad de descarga del horno, y la unidad de filtrado es menor tamaño.

En cuanto a la parte de la maquinaria, se prolonga la vida útil del horno. Lo que ocurre al evitar fallos en el comprobador del regenerador. Ahora bien, si de especificaciones técnicas se trata, el gas natural quemado en el aire alcanza una temperatura de 1938 °C. Mientras que si se quema en un ambiente con un 23% de oxígeno se llega a los 2004 °C.

Todas las ventajas que vemos en la fabricación del vidrio con oxicombustión se deben a este principio. Ya que se optimiza la transferencia térmica a la mezcla de materias primas y al vidrio. Esto se debe a que los tres mecanismos de transferencia del calor (conducción, convección radiación) dependen de la temperatura de la llama.

 

 

Puede que también te interese leer: ¿Cómo hacer pulpa de papel blanqueado con oxígeno?

Comparte este post


Abrir chat
Haz click para que conversemos
¡Hola, bienvenido a Gasex!
¿En qué podemos ayudarle?